lunes, 13 de marzo de 2017

Noches en velo

Noches en velo

Primera noche.

No puedo dormir el llanto de mi hija Ana no me deja, un llanto insoportable que no se puede parar, me dirijo a su habitación a las tres de la mañana se encuentra jugando con el caballo de madera que le regale cuando era más chica, a veces prende y apaga las luces no me sorprende siempre fue muy inquieta.

Segunda noche.

Los vecinos me dicen que si no bajo el volumen de la música van a llamar a la policía, pero mi hija quiere escucharla, sube todo el volumen es el cuarto día que no pego un ojo hace dos días tuve un accidente con ella en el auto, casi muero, y me siento muy culpable desde que paso.

Tercera noche.


Le pedí por favor que esta noche se porte bien, al parecer lo hizo esa noche por fin pude dormir, a la mañana siguiente estaban todas las paredes pintadas con crayones, al leerlo decía “Me porte bien, me gusta verte dormir mami” 

Cuarta noche.

Llame a un cura para que venga a bendecir la casa, ya que tengo pesadillas, al entrar el cura vio el desastre que tengo, le explique que tengo una hija, el me miro, pero no dijo nada. 

Quinta noche.

Mi hija desapareció, llame la policía, pero no tomaron el caso, no pude dormir, necesitaba verla, siempre fue la consentida de mamá y que no estuviera me mataba, mi hermana apareció a la mañana siguiente me dijo que sabia donde estaba mi hija, fuimos en el auto hasta el cementerio, estaba enfrente de la tumba de ella, la mate, mate a mi hija. 
leer más